La madre de todas las entradas: el fenómeno blog y De Germani Deliramentis (entrada personal, metaentrada y entrada divulgativa, escrita como no podía ser de otro modo según el denso y prolongado estilo degermanideliramentiano)

30 noviembre 30UTC 2008 en 16:00 | Publicado en Crítica, Delirios | 4 comentarios
Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

Me parece que han pasado varios siglos desde aquella primera entrada. En unos cuatro meses hará tres años. Sí, bien, pensado, a esta edad tres años dan para mucho. ¿Qué quiero decir con “a esta edad”?: léase que el mes que viene completo un cuarto de siglo (y espero muchos regalos y felicitaciones, juasjuas).

Todavía a veces me veo como un recién llegado a la blogosfera, como un novato, pero, si me paro a pensar, con tres años creo que uno ya puede empezar a considerarse iniciado. Por este motivo, reflexionando un poco sobre el fenómeno blog, me he dado cuenta de que estoy en condiciones de esbozar un esquema más o menos completo de la blogosfera. Trazando este esbozo me he fijado en que la tentación de clasificar a los blogs es una trampa, porque los blogs son tan variopintos como las personas y sus intereses. Aunque hay tendencias que permiten establecer algunos tipos básicos, lo que es clasificable no son los blogs, sino los tipos de entrada que los conforman.

He aquí mi precaria clasificación de los tipos de entrada de blog (me vais a dejar que sea todo lo chabacano que me apetezca en virtud de la no-oficialidad de este esbozo):

  • Personales. Aquí se incluyen las entradas al estilo diario, que son las que originan la metáfora con el cuaderno de bitácora -esos diarios de a bordo donde los marinos registraban el transcurso de sus viajes-, y también las instrospectivas. Son aquellas entradas que se centran específicamente en la vida privada de la persona que lo escribe: una anécdota personal, la explicación de una estado de ánimo, la reflexión sobre algún aspecto de su vida… Algunas entradas combinan esta naturaleza con algún tipo de idea trascendente, lo cual es una virtuosa muestra de intuición que confirma la que tuviera Aristóteles en su Poética, según la cual la buena poesía, la narración de calidad, es capaz de elevar unas circunstancias particulares a lo universal. Un subtipo de entrada, por así decirlo, que consigue esta universalización de modo sencillo y agradecido cuando se usa con un mínimo de ingenio, consiste en transcribir una conversación sucedida en el mundo real, sobre la que el bloguero puede ensañarse con mordacidad. Es curioso observar que fuera del fenómeno fotolog los blogueros son muy dados a exponer verbalmente su vida en este tipo de entradas pero no se considera de buen tono retratarse gráficamente, por lo que se recurre a un uso extremado del photoshop, de los claroscuros, del blanco y negro, o del aislamiento de una parte del cuerpo o del rostro. De este modo el bloguero puede dar una idea de cómo es físicamente sin llegar a mostrarse, respetando las normas de urbanidad bloguística, y queda muy molón por su originalidad fotográfica. (Oh, Dios, acabo de ridiculizarme a mí mismo. Y aunque salgo yo en la foto, ni siquiera es mía…) Hay muchísimos subtipos de entradas de este tipo, y generalmente predominan unos sobre otros según la edad y situación social del bloguero, ya que se influyen unos a otros y los autores de blogs en los que abundan las entradas personales se relacionan con otros autores de ámbitos cercanos a los suyos.
  • Vicisitudinarias. Aunque podrían considerarse un subtipo de entradas personales, las distingo porque tienen una aportación que va más allá de la efeméride, y es que su propósito es el de ilustrar determinadas formas de vida y mostrárnoslas en su día a día. Toda entrada personal contiene información de alguno de los ámbitos de vida de una persona, sin embargo, su orientación es generalmente sentimental, psicológica, sociológica o política; es decir, esta información es secundaria respecto de un tema universal a tratar, aunque sea de modo individual. Sin embargo la entrada vicisitudinaria se centra en el aspecto particular de la vida de una persona: por ejemplo, la vida de un estudiante, o todavía mejor, un estudiante español en Japón, o la vida de un guionista, la vida de una profesora de secundaria, la vida de un vegetariano, etcétera.
  • Portfolio. vehiculan la afición al arte del bloguero. Generalmente son textos literarios o ensayísticos, fotografías o ilustración y diseño gráfico.
  • Vertedero. suelen ser cuestiones bastante chorras, sin demasiado desarrollo ni propósito de ilustrar a nadie ni de explicar la vida de uno (aunque ésta puede usarse como motivación). El autor cuelga una idea que de no publicarse en la red se perdería como si tirara de la cadena del lavabo, y le parece lo bastante graciosa como para compartirla. El hecho de que lo llame “vertedero” no debe considerarse peyorativo, en fin, me he sentado en bastantes sofás que fueron rescatados de un vertedero (y quien dice sentado dice otros usos del sofá.)
  • Refrito. cualquier cosa que ya existe y que el autor recupera porque le parece de especial interés. Puede ser una noticia, un fragmento de un libro, una cita famosa, un vídeo… A veces el refrito contiene una revisión desde la perspectiva del autor, y otras se limita a copiar y pegar. Muchos refritos consisten en vídeos musicales del gusto del bloguero.
  • Metaentradas. son las entradas que hablan sobre los mismos blogs. A veces, como en este caso, hablan del fenómeno blog en general; otras, sobre el mismo blog en que se cuelga, también como en este caso, y otras veces se habla de otros blogs concretos. Es muy habitual que se use para explicar cambios de plantilla de blog, cambios de ubicación, interrupción del ritmo de publicación por motivos determinados…
  • Informativas y divulgativas. Podrían clasificarse en tres subtipos: noticias, didáctica y anuncio de eventos. Son entradas que recogen y exponen información sobre un tema concreto. Abundan en los blogs monotemáticos, que podríamos llamar hobbyblogs o fanblogs, donde los aficionados cultivan su pasión por el fútbol, los coches, la marihuana, los perros, un grupo de música, un actor, etcétera. Las entradas divulgativas, a diferencia de de las informativas, no se limitan a recoger y exponer sino que expresan la opinión del bloguero sobre el asunto tratado.
  • Opinión. Podrían considerarse junto a las anteriores, pero se diferencian en que las entradas informativas y divulgativas tienen como principal propósito la transmisión de información, en tanto que las de opinión se basan en el objetivo de exponer la visión del autor.
  • Archivo. Tienen como principal propósito compartir uno o varios archivos, por lo que incluyen un enlace hacia la ubicación de éstos.
  • Mixtas. Por supuesto, así como no es habitual que un blog contenga un único tipo de entrada, es frecuente que en una misma entrada se fusionen dos o más tipos. Como en este caso.

Algunos blogs, sin embargo, no responden al concepto de entrada de bitácora, sino que emplean el formato blog con otros fines. Son los que denomino apócrifos. Distingo tres tipos de blogs apócrifos:

  • AdSense. Cualquier contenido es bueno si sirve para que el visitante acabe clicando algún anuncio.
  • Bases de datos. Consisten en un uso extensivo de las entradas de tipo archivo.
  • Blogzines. Son webs temáticas sobre televisión, música de los ochenta, o cine, o fútbol, etcétera, que emplean el formato blog Dios sabe por qué, pero que no consisten en la actualización de contenidos según el calendario sino que funcionan como una web. A menudo se trata de hobbyblogs o fanblogs cuyos autores no saben diseñar webs y aprovechan la comodidad del formato blog.

Y como último caso que se me viene a la cabeza cito los blogs eventuales. Son blogs que nacen con un fin y con una fecha de caducidad determinada, generalmente para aglutinar a un grupo de personas en torno a un tema, ya sea porque todas ellas pueden editar entradas o para que lean asuntos relevantes para un grupo. Pueden ser blogs que hagan referencia a la preparación (o ejecución) de un viaje, de un grupo de estudio de un taller, o para una celebración…

Últimamente me deploro a mí mismo cada vez que tengo que marcar la casilla de “delirios” a la hora de clasificar una entrada en las categorías del blog; es decir, a cada entrada. De ahí que me haya puesto a pensar en mi blog, lo cual conlleva: a) pensar en “mí” y b) pensar en “blog”. Parece que el fenómeno blog ya ha quedado suficientemente descrito. Con esta idea un poco más clara, me detengo a pensar qué significa mi blog para mí. Lamentablemente no se puede leer el subtítulo del nombre de este blog porque han cambiado el formato de cabecera de la plantilla que escogí, pero el nombre completo es De Germani Deliramentis Evolution, a diferencia del original que fue De Germani Deliramentis. Y es que este blog es la continuación de un blog anterior.

De Germani Deliramentis nació, como dije en su momento, cuando me vi obligado a guardar reposo por culpa de una enfermedad súbita, extraña y dura. Con tanto tiempo como tenía para sufrir y pensar me dediqué a reordenar mi vida mentalmente, y cuando empecé a tener la capacidad de encarar las cosas con cierto optimismo decidí abrirme y no limitarme a darle vueltas a las cosas, sino también a exponerlas aprovechando el auge del formato blog, al que hacía un tiempo que le tenía ganas. Era consciente de que yo era el principal destinatario del blog y que lo que deseaba con él era conocerme a mí mismo. Creo que éste ha sido el principal hilo conductor de De Germani Deliramentis: el autoconocimiento. En aquella época pensaba mucho en Bruce Lee, quien dijo: “todo tipo de autoconocimiento significa automáticamente conocimiento”. De modo que me dediqué a recorrer mis propias estancias intelectuales y tomar nota de ellas, con el principal propósito de conocerme a mí mismo, además de compartir los textos producidos con esta idea. Es bien sabido que escribir una idea siempre nos obliga a encararla con mucho más rigor, especialmente si será leída por otros, y acceder a la posibilidad de establecer un diálogo es todavía mejor, porque además de lo que tiene de ofrecimiento a otros, también posibilita la retroalimentación. Y de ahí lo obvio: que, en una mezcla de humildad y humor, llamara a estas pesquisas “delirios”, y lo no tan obvio, que lo hiciera en latín.
Hace unos pocos meses me decidí a cambiar de servidor el blog por motivos técnicos, y aprovechando la transición pensé en reformar un poco los contenidos que estaba colgando y centrarme exclusivamente en mis incursiones ensayísticas y literarias (es decir, usarlo como portfolio). Sin embargo, dado que esto sólo era una orientación inicial, tal y como sentí la necesidad de transgredir estos límites, los transgredí, y desde entonces este blog ha ido ampliando sus contenidos. Casi todo lo que cuelgo últimamente no es rigurosamente literario o ensayístico, por lo que me veo obligado a clasificarlo como delirio. Pero la incomodidad que me produce esta etiqueta me ha conducido a darme cuenta de que el propósito de autoconocimiento ha sido relegado a un segundo plano pero sigo con ganas de bloguear, y voy colgando otro tipo de cosas.
De algún modo parece que el proceso que inicié en su momento ha dado sus frutos y empiezo a tener las cosas bastante claras. Cuando mudé el blog a WordPress estaba en un momento delicado, de expectación, de espera. Ahora mi vida empieza a moverse y a caminar, con pasos lentos y pesados que, confío, se irán acelerando.
Los días de los delirios llegan a su ocaso. La lucha contra la enfermedad es sólo un regusto amargo, un recuerdo molesto como un amanecer tras una pesadilla. Poco más. Mi conocimiento sobre mí mismo y las fuerzas que obran en mí empieza a exigirme una salida, una proyección hacia el mundo, un conocimiento de las otras personas y el deseo de aportarles todo lo que he aprendido, y seguiré aprendiendo, a ser. Veo los confines del desierto y curiosamente descubro que tengo fuerzas para echar a correr porque me lo pide el cuerpo, pero no hacia el horizonte, sino de regreso, porque la costumbre es poderosa y había aprendido a desenvolverme bajo el ardoroso sol. No sé qué será de este blog en los próximos meses, lo que es lo mismo que decir que no sé que será de mí, pero presiento que De Germani Deliramentis llega a su fin y se avecina otra cosa, sobre la que no me apetece si quiera intuir nada excepto que será mejor que esto.

Anuncios

4 comentarios »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

  1. Coincido contigo en el tema del autoconocimiento, definitivamente escribir un post, o solo pensar en hacerlo te obliga a crear un mapa mental de tus ideas, y eso sin duda te da claridad. A veces lamento que las cosas no sean para siempre, pero bueno, si no hay cambios no hay crecimiento, me queda de todas formas el sin sabor de haberte conocido tan tarde, pero ya ves lo que dicen, mejor tarde que nunca. Así que mucha suerte con lo que te depare el destino, siempre el futuro trae buenas cosas.

  2. Hola Germán! Aunque no suelo participar mucho de tu blog en los comentarios, no dejo de leerlo siempre que puedo en busca de nuevas actualizaciones. Últimamaente veo que eres mucho más prolífico que antaño y eso me gusta. Ya sabes que tengo muchos follones personales y como siempre, no llamo ni digo nada aunque me aspen, pero no por ello dejo de acordarme de tí y de cómo te irá la vida por los Madriles. Espero que sigas adelante con la fuerza que muestras en este blog, que me ha ayudado a mí también a conocerte más! Te quiero un montón, espero verte en navidades! Un abrazo

  3. Ya que mencionas lo del autonocimiento, aprovecho para aclarar que lo que dijo Bruce Lee era “toda forma de conocimiento significa automáticamente autoconocimiento”. Mi confusión al citarlo es lo que Freud llamaba un acto fallido y me confirma lo que venía diciendo en el post… Muchas gracias por tu comentario Irissheep, al final me va a saber mal abandonar el blog, pero como dices, el futuro siempre trae buenas cosas, y a ti no se te ocurra dejar de bloguear, ¿eh? 😉

  4. Hola Luis, me alegro mucho de verte por aquí, y me alegra que te guste que yo esté más prolífico, a mí también me gusta y la proguesión de prolifidad sigue… Yo también me acuerdo mucho de ti, espero que te vaya todo bien, mucho ánimo y suerte o como quieras llamarlo, ya sabes que estoy ahí (bueno, ahora aquí en Madrid) para lo que sea, te quiero, nos vemos en Navidad, un abrazo Luis!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: