Carta de Ignatius Reilly a los lectores de este blog

2 agosto 02UTC 2008 en 18:24 | Publicado en Delirios | 4 comentarios
Etiquetas: , , , , , ,

Recientemente he recibido el siguiente comunicado de parte del señor Ignatius J. Reilly, quien actualmente se encuentra de viaje de investigación por España, que os transcribo tal y como me fue entregado, incluyendo en la cabecera el dibujo que lo acompaña. Espero que le concedáis un poco de margen a su estilo irrespetuoso, sus opiniones controvertidas, su ausencia de modestia y su simpatía por mis artículos -por la que sólo puedo considerarme parcialmente responsable-. Quienes lo conozcáis ya sabréis que es un tipo un poco especial, pero, en el fondo, entrañable, brillante y de gran corazón.

Lectores subhumanos:

Dudo que su escasa inteligencia y su indolente uso de ella les hayan permitido pensar en algún momento que todas y cada una de sus visitas quedan registradas por el servidor de este blog: puedo saber de mano de su autor cuánta gente visita esta singular obra del genio humano, qué artículos miran y cómo han llegado hasta aquí. De todos modos, aun en caso de que pudieran pensarlo alguna vez, dudo que sus decadentes principios les permitan plantearse nunca el atentado contra el buen gusto y la decencia que supone visitar sin dejar huella ni comentario alguno los escritos de un joven aspirante a escritor. El pobre ha sido vejado en cualquier modalidad moral imaginable en sus últimos empleos -a los que se ve empujado por la necesidad de subsistir- y, huyendo del mercado laboral, tal vez como quien huye de la sartén a las brasas, próximamente deberá enfrentarse a las penurias de la enseñanza pública en esta nación defenestrada, derribada hasta límites que invitan al suicido de su antaño glorioso imperio moral custodiado por el oficio de la Santa Inquisición, cuyos gobernantes políticos actuales son mayormente analfabetos y abortos morales, y donde la educación con que los padres destrozan la vida de sus hijos es casi más miserable que su propia existencia pequeño burguesa, o peor todavía, proletaria de baja estofa y elevada vulgaridad, y en consecuencia los jóvenes se han convertido en máquinas de interpretar variaciones cada vez más perversas de malos modales y falta de juicio.

(Aquí hay un manchurrón en la carta de grasa y de chocolate, así como un fluido indeterminado que no me atrevo a imaginar)

En estos momentos el único paréntesis al que puede aspirar la deprimente existencia de nuestro joven aspirante a escritor es el divino placer de la escritura. Así que no habrán pensado sus mongoloides mentes que tal vez un comentario, aunque fuera para expresar la desilusión de no encontrar la ofensa contra el buen gusto y la dignidad que estaban ustedes buscando en este amasijo de degeneraciones gratuitas y de farsas aberrantes que es frecuentemente Internet, supondría un animoso acicate a sus actividades y a su propia moral.

También quisiera animarles a que lo convenzan de una vez para aprovechar las facilidades que proporciona la prosperidad económica del país, por más que esos imbéciles rematados de los políticos hablen de crisis, para que se dedique a la indigencia y les saque un poco de partido a su cara dura y a su verbo para vivir sin trabajar. Haría la competencia a los ilusionistas y poetas de abominables capacidades, a los flautistas expoliadores de ferreterías y a los drogadictos escuálidos con dilataciones en todos y cada uno de sus orificios, que andan todos ellos por ahí ejerciendo inmerecidamente tan elevadas actividades, exhibiendo su dignidad inferior a los perros que les acompañan. Estos individuos son seguramente las más malévolas y retorcidas encarnaciones del espíritu burgués y la filosofía capitalista. Pero por lo que respecta al autor de este blog, esta forma de vida, es decir, vivir sin trabajar a expensas del trabajo de la gente estúpida, además de retirarle cuota de mercado a esos ruines mal nacidos, supondría la mayor sublimación posible para su excelso espíritu y además le permitiría dedicarse a lo que verdaderamente le está pidiendo este mundo desde lo más profundo de sus océanos hasta el más furioso de sus géisers, que es escribir y manifestar en sus escritos su necesaria y deslumbrante visión del mundo.

Así que ya lo saben, lean detenidamente sus textos y paladeen sus enseñanzas e intrincados y talentosos juegos literarios, y escriban entonces las opiniones que les han merecido.

(Como autor del blog quisiera aclarar aquí que si bien me gustan los comentarios, respeto que no se hagan, y que también son bienvenidos los comentarios y sugerencias por messenger, como los he recibido en ocasiones, y que aunque me parece que es positivo que sean públicos como lo es el blog, entiendo que no queráis exponeros a una respuesta desafiante -aunque no por ello menos cariñosa-, y mucho menos ahora que el señor Reilly me ofrece su colaboración, como veréis a continuación.)

De lo contrario, mi cólera caerá sobre ustedes, y los perseguiré hasta esa silla cutre y vulgar sobre la que están sentados, parapetados tras la barricada de silicio y azufre que les proporciona su equipo informático, artefacto infernal, y les golpearé sus huecos cráneos contra éste hasta que ambos se unan en una grotesca papilla de circuitos defectuosos chisporroteando, carne corrupta y plástico, la cual no constituiría sino la consumación definitiva del hábitat al que ya ha sido condenado su sistema nervioso a causa de lo amorfo de su espíritu.

Intimidatoriamente suyo,

TODD, CABALLERO CRUZADO DEL HACKING

P.D.: Dado que mi dominio de la prosa es equiparable al del autor de este blog (siendo ambos figuras de gran relieve y prodigiosas dotes innatas) y considerando mi dilatado currículum de lecturas interesantes, es bastante probable que el autor se anime a pedirme que colabore en este blog. En el futuro leeréis más opiniones mías, basadas en la experiencia vital y el respeto a la teología y la geometría. Incluso no descarto que me pida que a los comentarios más idiotas de los lectores, comentarios que sin duda suscitará este comunicado mío ya sea en éste u otro artículo. Como muchos de ustedes ya deben saber, es costumbre en este weblog, baluarte insular de la decencia y el buen gusto, responder a todos los comentarios que en él se escriben, y mi valiosa ayuda será apoyo bienvenido en sus infatigables y constantes tareas a cargo de este cuaderno de bitácora.

Anuncios

4 comentarios »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

  1. Tú eres un soñador y un romántico decadente, ¡que no es un halago! “Voy a inventarme que viene un personaje y escribe cosas aquí”, pues muy bien pero te advierto: las buenas intenciones te llevan a Internet, las buenas acciones te llevan a sitios donde ganar guita de verdad, y así no hace falta que divagues con la idea de ir por la vida en plan vagabundo como G. Orwell. ¿Sabes que hacía Orwell cuando se aburría? Alistarse en las brigadas internacionales e ir a combatir al frente de Aragón. Y después le sobraba tiempo para escribir lo que escribió. Luego va y le hacen la plaza del Tripi, encima. Así que no te duermas en los laureles.

    En serio, necesito que te hagas rico y famoso para suplantar tu personalidad. ¡Por eso te deseo buena suerte con tu blog!

  2. Agradezco tu comentario y tus buenos deseos y mejores … cómo diría… ¿intenciones?

    Por otro lado no puedo aceptar que se me defina como romántico porque lo que menos necesita este mundo es más actitud romántica. Aborrezco las pretensiones de originalidad, las ínfulas de clarividencia, la vanidad del visionario, la exaltación del genio inspirado y toda esa mierda que contamina toda la cultura de nuestro tiempo. No pretendo invocar ningún pasado glorioso ni inventar nada: sencillamente Ignatius escribió en en su libre albedrío de personajes de ficción a los lectores de este blog, y me pareció apropiado publicarlo. De hecho he recibido más páginas suyas escritas en cuadernos Big Boss, y como muestra de aprecio por tu comentario he tirado a la basura la respuesta que él escribió.
    También debo decirte que no soy yo quien divaga con la idea del vagabundeo, sino Ignatius, a quien me limito a decirle que “sí, estaría bien”, pero como él mismo ha dicho, tengo otros planes para mi futuro en la enseñanza pública. De momento la guerra no entra en mis planes.
    Con todo, si cualquiera de estas cosas me reporta dinero y fama, estaré encantado de que suplantes mi personalidad.

  3. Aunque parece que ya no caminas por aquí: excelente ejercicio. Realizando un trabajo sobre posmodernidad y enlazándolo con este grotesco (e hipnótico) personaje (Reilly no Ripley) he aparecido por aquí. Sólo animarte, que parece que la gente no sea capaz de algo así. Supongo que Ignatius siempre lo supo y apostó por su rueda, su válvula y su ombligo.

    • Muchas gracias por tu comentario, Andrea, el pobre Igantius dice que se le ha metido algo en el ojo y que no puede contestar (yo creo que se ha emocionado).


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: